Los Blázquez

Córdoba

Los Blázquez, bastión de tesoros naturales, se encuentra enclavada en una extensión fértil que abraza Extremadura, a la cual peinan todos los vientos. Por su riqueza y singularidad, nuestra villa ha sido digna de ser morada de distintos pueblos y comunidades a lo largo de los siglos. Así lo consideraron aquellos hombres pretéritos que llamaron a este enclave su hogar, el cual se extendía desde Tolote a Los Prados y desde las Esparragosas hasta las faldas de su antiguo Castillo.

De su pasado almohade aún laten los restos que yacen en el Castillo de Maldegollado, aunque no tendremos referencias documentales propias de Los Blázquez hasta el siglo XVI, probablemente a raíz del asentamiento de alguna familia con apellido Velázquez, de la que derivó nuestro nombre actual. A principios del siglo XIX llega a escindirse de Fuente Obejuna pasando a formar parte de la Villa de las Cinco Aldeas, ya en el siglo XX la historia negra la hará convertirse en campo de batalla y concentración de prisioneros. De este período resurgirán importantes restauraciones urbanas que conferirán a Los Blázquez gran parte de su identidad actual mezcla de regionalismo y racionalismo, con tintes historicistas.

Actualmente el municipio cuenta con una población de 627 habitantes, es de destacar su estabilidad poblacional, resultado inequívoco de su lucha por mantenerse ligada al entorno rural; en su mayoría ligados al sector agroalimentario, es decir a la Tierra. La calidad de su entorno natural, avalada con su declaración como ZEPA y Destino Turístico Starlight, hacen de la localidad la mezcla perfecta entre patrimonio cultural y natural, encontrando en esta combinación un potencial turístico de primer nivel.

Desde hace 6 años ininterrumpidos, el municipio desarrolla una apuesta anual, firme y decidida por la divulgación de la artesanía y el patrimonio material e inmaterial de la localidad a través de proyectos como el Belén Artesanal, así como apostando por una programación cultural y escénica entre las que se encuentran Julio Cultural, con una trayectoria de 10 años a sus espaldas, solo interrumpida durante dos años por la pandemia y la obra de Teatro Castillo de Maldegollado, interpretada y en alguna ocasión hasta dirigida por vecinos de la localidad, que con su buen saber, hacer e ilusión por mostrar su historia, han desarrollado un total de 4 representaciones desde la primera en 2012.

A continuación, os mostramos un recorrido por nuestro municipio en tres tiempos- presente, pasado y futuro – que ha descrito, describe y describirá nuestra localidad a través de su rica historia y cultura, su potencial medioambiental y los valores identitarios de sus gentes.

EL PRESENTE. NATURALEZA Y CULTURA
ZEPA ALTO GUADIATO Y DESTINO TURÍSTICO STARLIGHT.

Sin duda los tiempos presentes han vuelto la mirada al entorno natural, como no podría ser de otra manera. La reconciliación del ser humano con su entorno más primitivo hace que los entornos naturales cobren la importancia que siempre han merecido.
La multitud de recursos naturales con los que cuenta Los Blázquez en toda su extensión, se aúnan para demostrar que la calidad de vida no es una utopía, sino que convive con nosotros en forma de ambientes saludables y poco masificadosaires limpios y cielos estrellados.
Nuestro valor es el privilegio de poder respirar profundo y disfrutar de espacios limpios, bañados por la luz y color que tanto saben apreciar las aves del Alto Guadiato, conformando una reserva ornitológica que nos regala la presencia de insólitas y lejanas aves que encuentran en nuestras tierras su cálido remanso invernal.
Para disfrutar de este entorno natural inigualable de valores protegidos, hay señalizada una ruta para realizar a pie o en bicicleta, denominada Ruta Ornitológica de Los Blázquez, durante la cual encontraremos una amplia variedad de Aves Esteparias, que en su mayoría serán diferentes dependiendo de la época del año en que la realicemos.
La reciente calificación como Destino turístico Starlight avala la excelente calidad de nuestros cielos nocturnos, dignos de admiración en cualquier época del año.

BELÉN ARTESANAL

Además de los valores naturales que nos conectan al medio a través de nuestro cuerpo y los sentidos, también el presente es de la identidad y la cultura. Existen en Los Blázquez diversas manifestaciones artísticas que nos sitúan de muchas maneras en el plano cultural de la Provincia, las cuales son dignas de ser conocidas y disfrutadas por todos.
Como el Belén Artesanal de Los Blázquez, compuesto por figuras a escala real y elaboradas por los propios vecinos del municipio. Para ello se emplean materiales naturales como cuerdas, maderas y textiles de arpillera dentro de una misma gama cromática. El resultado es el ensamblaje de un espacio escenográfico que adquiere las dimensiones de monumental, gracias a la gran labor de producción unido a las grandes dosis de creatividad y buen hacer de sus vecinos.
Sin lugar a dudas un reclamo turístico navideño que merece la pena no sólo por disfrutar de la delicadeza de la artesanía local, sino también por la experiencia de caminar entre las distintas escenas y personajes de un belén pensado y diseñado a escala.
Hoy por hoy, tras un periodo significativo de 6 años de andadura, el Belén Artesanal de Los Blázquez se ha consolidado en su conjunto como un proyecto vivo, lleno de valores culturales identificativos de un pueblo que quiere mostrar lo mejor de sí, aunando tradición, cultura y artesanía, siempre teniendo presentes sus raíces, con las que agarrarse fuertemente al presente y crecer con todas las fuerzas hacia el futuro, en el que La cultura sea uno de los pilares que den prosperidad al municipio.

 

TEATRO MALDEGOLLADO

Dentro de las manifestaciones culturales de los tiempos presentes, también cabe señalar la representación de la Obra Teatral del Castillo de Maldegollado, referente teatral en la comarca que nos habla sobre la historia de Los Blázquez, centrándose en las legendarias historias del momento en que los cristianos toman la fortificación de Tolote. La trama de la obra se mejora y readapta en cada edición, desarrollada por vecinos y vecinas de la localidad. De forma voluntaria todo el pueblo se vuelca para participar como actores, elaboración de decorados y vestuarios. En la misma, nunca faltan reseñas históricas mezcladas con leyendas de amor entre nuestros protagonistas Zorima y Yazidintriga o venganza por los celos del Emir.

 

JULIO CULTURAL

Proyecto cultural sin igual en toda la provincia, en el que desde el día 1 de julio hasta el 31 del mismo mes, se llevan a cabo un sinfín de actividades culturales de diversa índole; todas con el objetivo principal de dinamizar a la población, promocionando la participación ciudadana para muchas de ellas como las exposiciones y una gran variedad de talleres.
Este proyecto se inició hace ya 10 años, empezando con 1 semana de actividades culturales y llegando hasta hoy, con un mes repleto de multitud de actividades culturales. Con esto se consigue facilitar el acceso a diferentes manifestaciones culturales como teatros, musicales, conciertos, gymkanas, taller sobre medio ambiente, astronomía, gastronomía, arqueología, feria del libro, homenaje a nuestros abuelos, a una población que por distancia a la capital, comunicaciones o diversas causas no tienen acceso a dicha diversidad cultural.

 

EL PASADO. PATRIMONIO DE LA LOCALIDAD.
  • Conjunto Arquitectónico y Urbano de Regiones Devastadas.
    Afloran en las calles y Plazas de Los Blázquez, manifestaciones del pasado más reciente, que aluden a períodos cruciales de la historia del siglo XX. Acontecimientos tan relevantes como la Guerra Civil, el campo de concentración que se instaló tras la contienda o las operaciones de regeneración urbana llevadas a cabo por la Dirección de Regiones Devastadas son visibles, identificables y conforman uno de los sectores más recientes y bellos de la localidad. Las tipologías de sus viviendas presentan formas depuradas sin olvidar los elementos ornamentales propios de la arquitectura vernácula.
    El pasado reciente, en forma de proyecto único de reconstrucción, diseñado y ejecutado entre 1946 y 1950 vive y convive en calles como la Plaza de la Constitución, Córdoba, Avenida del Parque, Julio Romero de Torres, Cervantes y Séneca… lugares en los que el patrimonio contemporáneo permanece vigente y habitado.

 

  • Plaza de la Constitución- Iglesia Nuestra Señora del Rosario.
    Esta actuación responde a un trazado urbano racionalmente clásico, describiendo una estructura en la que los equipamientos más representativos se articulan en torno a una plaza a modo de ágora o foro, de la que arranca el viario que sostiene un caserío agrupado según gremios (agrarios). Dentro de este gran espacio central destacan la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora del Rosario, reconstruida sobre las ruinas de la antigua iglesia bajo la dirección de los arquitectos Daniel Sánchez Puch y José Rebollo Dicenta en los años 50 del siglo XX. De la iglesia cabe destacar su estilizada proporción, la utilización de elementos ornamentales propios de la arquitectura vernácula, y la terminación en ladrillo rojo de su torre de unos 30m coronada por un blanco campanario. En su espacioso interior caben destacar los contornos de los arcos, las pilastras y las bóvedas, siendo de especial calidad arquitectónica la iluminación cenital de su cúpula. A su derecha, el templete que alberga la cruz de los caídos de bellísimas proporciones y estructura abierta con linterna.

 

  • Plaza de la Constitución- Ayuntamiento y Albergue Municipal.
    En el mismo espacio central, y como fruto de la regeneración urbana de Los Blázquez durante posguerra destaca el edificio del Ayuntamiento, de estilo racionalista con fachada porticada sobre cinco austeros arcos de medio punto, sobre los cuales aparece un extenso balcón central coronado por una estructura de reloj. Su espacio porticado se abre hacia una extensa Plaza que se caracteriza por su dimensión social como lugar de convivencia por antonomasia del municipio.
    Completan el espacio central de la Plaza las viviendas para maestros y el Albergue Municipal, ubicado en la Antigua Cámara Agraria, edificio destacable dentro de este conjunto urbano y que recientemente ha sido reacondicionado como alojamiento turístico equipado con un gran salón zona de estar-cocina y con capacidad de hasta 20 plazas. El edificio, ejemplo arquitectónico de la arquitectura de reconstrucción de los años 50, está estructurado en dos plantas y cuenta con habitaciones de 4 y 6 plazas, baños completos, zonas comunes, chimenea, aseos, cocina equipada, luz natural, terraza y sobre todo vistas muy agradables a la Plaza principal de la localidad.

 

  • Patrimonio material e inmaterial: Museo Etnográfico
    Conectado con el potencial patrimonial de la localidad, no podemos obviar el patrimonio cultural de los habitantes de la Localidad. Este patrimonio está cuidadosamente recogido y explicado en el museo etnográfico de la localidad. Se trata de una sala de alrededor de 100m2 en la que se exponen alrededor de 700 piezas que muestran los aspectos de la vida cotidiana y costumbres de antaño. El museo refleja el patrimonio material e inmaterial como manifestación cultural, y sobre todo nos enseña el carácter y personalidad de sus gentes, cuya identidad tiene unas profundas raíces históricas.

 

  • Ermita de San Isidro
    En este recorrido patrimonial de la localidad no podemos olvidar la Ermita de San Isidro, edificación que describe un volumen de una sola altura con cubierta a dos aguas y espadaña de pequeñas dimensiones. Construida en 1967, responde a la tipología de nave diáfana de culto, ejecutada con paramentos encalados y tejados de teja cerámica; describe un cuerpo construido sencillo con referencias a elementos compositivos regionalistas.
    Se trata de un lugar de culto, pero a la vez de festejos, ya que en el paraje se celebra anualmente la Romería a San Isidro, evento multitudinario con gran capacidad de congregar a vecinos y visitantes de toda la comarca, en un día de convivencia muy esperado todos los años.

 

EL FUTURO. LA APUESTA POR LA INVESTIGACIÓN

Paraje del Castillo de Maldegollado.
Situado sobre una cota alta de la Sierra del Cambrón, a 753m, con una indiscutible posición estratégica y un amplio dominio del territorio, se encuentra el yacimiento arqueológico del Castillo de Los Blázquez, conocido como Castillo de Maldegollado.
Durante el siglo XII y la primera mitad del siglo XIII, es decir, en época almohade, esta fortificación ya aparece en escena, como lo demuestran varias muestras cerámicas encontradas. El núcleo corresponde a la población que después se conocerá como Tolote, ubicado en ese enclave como atalaya a norte y sur para controlar las vías de comunicación que enlazaban Córdoba y Mérida.

Según las estructuras que han llegado a nuestros días, Tolote y el Castillo de Los Blázquez, son un ejemplo típico de hábitat elevado, tan común en el contexto de las serranías andalusíes, cuyo apogeo debió estar entre los siglos XI y XII, para decaer en el siglo XIII, ya que, desde finales del mismo, no vuelve a mencionarse esta villa en documentación alguna.

Parece que la repoblación cristiana de la misma fracasó y que, a principios del siglo XIV, estaba ya despoblada. Precisamente su privilegiado enclave, hizo posible que varios siglos más tarde, durante la guerra civil española, el solar de esta fortificación fuera objeto de operaciones militares, en concreto por parte del 225 Batallón de Granada -60ª División-, que ocupó la cumbre del Cerro del Castillo y cuyos nidos de ametralladora aún se mantienen en pie.

¿Qué misterios entrañan sus rocas y sillares? Aunque la materia prima es el pasado, el Castillo de Maldegollado es el elemento de mayor proyección de futuro que posee la localidad. La apuesta por la investigación es la clave que nos permitirá ir descubriendo, interpretando y poniendo en valor este tesoro arqueológico oculto durante siglos en el interior de la Sierra del Cambrón.

POBLE CANDIDAT A

Premi MILLOR POBLE CULTURAL

Nos postulamos a mejor pueblo cultural con la convicción de que Los Blázquez, a través de sus propuestas culturales, reúne notables condiciones para convertirse en hito cultural provincial. Las razones dimanan de la calidad, la variedad, pero sobre todo de la originalidad conceptual de las propuestas. Todas ellas comparten en primera instancia la intención de dar a conocer nuestro municipio, mostrar nuestra cultura, artesanía y nuestros valores patrimoniales… no obstante, el plus de calidad se encuentra en que estas propuestas culturales sirven además para promover una atmósfera de participación, de cohesión y fomento de valores como la igualdad y tolerancia. La cultura aporta conocimiento y el conocimiento, tolerancia e igualdad.

Por un lado, como representación de nuestras propuestas culturales, se encuentra el Belén Artesanal, basado en un código estético que se distingue de otros por el empleo de materiales orgánicos y técnicas artesanales a la hora de realizar las distintas figuras y decorados. El resultado final es una muestra escenográfica de marcada teatralidad por su escala monumental, que nos ofrece muchísima información sobre las técnicas de oficios y artesanías locales, pero también sobre las costumbres y la sociedad de antaño. En esta misma línea incide la Obra de Teatro Castillo de Maldegollado, de la cual el hilo argumental nos permite por un lado transmitir nuestra historia y tradiciones, pero por el otro, como una muestra de artesanía y patrimonio local. En ambas la participación ciudadana es la raíz, de la participación nacen los diseños, ideas, producción, creación e interpretación de cada una de las manifestaciones.
En cuanto a Julio Cultural, consideramos que es un ejemplo de cómo hacer llegar una amplia gama de manifestaciones culturales a todos los sectores de la población, sin segmentar la programación, buscando un punto de confluencia intergeneracional que genera relaciones de mayor calidad entre vecinos, haciendo crecer un espíritu de comunidad en entornos lúdicos.

Bck to top