La vila joiosa

Alicante

La Vila Joiosa es historia, naturaleza y mar. Cada una de las civilizaciones que han pasado por esta tierra, y han sido muchas, ha ido dejando sus huellas. Así ahora podemos disfrutar de piezas egipcias traídas por los fenicios, como la cantimplora de Año Nuevo del año 600 a.C., de un santuario íbero, del Bou Ferrer el mayor barco romano en excavación en el Mediterráneo… y un largo etcétera que demuestra la importancia histórica del municipio. Una historia que siempre ha estado marcada por el mar y el chocolate.

El olor a cacao tostado de sus fábricas chocolateras impregna cada rincón de este pueblo marinero de la Costa Blanca, dando la bienvenida a quienes vienen a disfrutar de su excelente gastronomía y a relajarse en su mar Mediterráneo, lleno de luz y vida, que baña sus 15 km de costa e innumerables playas.

POBLE CANDIDAT A

Premi MILLOR POBLE CULTURAL

La Vila Joiosa y su riqueza patrimonial es un viaje en el tiempo: el Santuario íbero de ‘La Malladeta’, el Municipium Romano de Allon con el mayor pecio subacuático en excavación del Mediterráneo, el Casco Antiguo declarado BIC, que es uno de los mejores conservados de la Comunitat Valenciana...

La Vila es cultura e historia, y en Vilamuseu, considerado como el museo más accesible de Europa, guarda piezas de cada una de las civilizaciones que han vivido en este lugar. Por eso en Vilamuseu podremos vestirnos de soldado romano, contemplar piezas únicas o extraordinarias en la Península Ibérica, como un collar de oro orientalizante del siglo VI a.n.e o una cantimplora egipcia de Año Nuevo, ver centenares de ánforas romanas, tocar un mosaico romano o la maqueta de la Torre Funeraria de Sant Josep, y embriagarnos de sus Fiestas de Moros i Cristians, a través de una innovadora exposición sensorial que transmite todo el sentir de sus fiestas patronales, declaradas de Interés Turístico Internacional.

Premi MILLOR POBLE MARÍTIM

La Vila Joiosa, su gente y su historia ha estado marcada por el mar. Sus doce kilómetros de costa con sus trece playas, la tradicional industria pesquera, sus astilleros Reales que alcanzaron en 1860 la segunda matrícula naval de España, su importancia a lo largo de la historia como puerto principal de la zona tanto de pasajeros como de mercaderías… son algunos datos que nos permiten comprender la cómo el mar ha forjado el devenir de este pueblo y sus gentes.

Desde el puerto pesquero, además de sentir la brisa y el aroma del mar, balancearnos con el suave vaivén de las barcas amarradas y sumergirnos en una faena dura y tradicional como es la pesca. De la gestión de venta de pescados y mariscos en la Lonja de La Vila Joiosa se encarga la Cofradía de Pescadores. Así cada tarde, de lunes a viernes, a partir de las 17 horas mayoristas, restauradores, curiosos y turistas llenan las gradas de esta lonja en la que se ‘subasta a la baja’ los pescados y mariscos.

Además, cuenta con un Club Náutico, fundado en 1964, con el objetivo de encauzar las aficiones al deporte del mar en todas las modalidades. Finalidad que ha cumplido con creces puesto que en sus instalaciones, con su ‘Escola de Mar’, se aprenden y practican innumerables deportes náuticos como kayak, vela, buceo, remo, windsurf.

Además cuenta con diferentes equipos que han conseguido grandes títulos a nivel nacional y mundial en diferentes modalidades, y también es club organizador de eventos nacionales e internacionales como la Eurochallenge de Kayak, de manera anual el mes de Mayo, o el Campeonato de Europa de Kayak de 2018.

Bck to top