Almogía

Málaga

Almogía es un pueblo malagueño situado a caballo entre los Montes de Málaga y el Valle del Guadalhorce. De origen árabe, la localidad presenta las características propias de los pueblos blancos andaluces, con calles estrechas y sinuosas jalonadas de fachadas blancas. Su amplio término municipal – 162 km2 – le hacen albergar numerosas barriadas y núcleos urbanos diseminados por toda su geografía, dominada por almendros y olivos y de una gran riqueza paisajística por su complejidad orográfica.

En el aspecto cultural, los Verdiales son su mayor estandarte, siendo el municipio conocido como la cuna de esta manifestación folclórica. Su baile, su toque y su cante son únicos en el mundo y candidatos a convertirse en Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Igualmente y de gran arraigo, su centenaria Semana Santa cuenta con el reconocimiento de toda la provincia por su peculiaridad y valor artístico.

Entre su patrimonio destacan la Torre de la Vela – restos de una antigua fortaleza árabe – así como la iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción del siglo XVI, la cual cuenta con un valioso artesonado de estilo mudéjar. Almogía conserva igualmente parte de su antigua arquitectura civil, con muestras como el antiguo lavadero del siglo XIX – que aún puede ser visitado – así como un antiguo puente romano que une las orillas del río Campanillas.

Por último, la localidad responde al canon gastronómico de su entorno haciendo de la tradición su principal referente en los fogones con platos emblemáticos como la chanfaina (aliño de espárragos con almendra y bacalao) o la porra blanca o el ajo blanco a partir de la almendra como principal materia prima.

POBLE CANDIDAT A

Premi MILLOR POBLE CULTURAL

Son varios los apartados que apuntan a Almogía como un foco cultural de referencia en la provincia de Málaga y fuera de ella. Baste decir que en la actualidad el 10% de su población es músico en activo, una cifra difícilmente reproducible en otra localidad de su entorno así como en otras latitudes. Este fenómeno sin parangón se manifiesta a través de las bandas de música de la localidad así como de las pandas de verdiales existentes, siendo así la música el eje sobre el que pivota gran parte del valor cultural de la localidad.

En el apartado de los Verdiales, Almogía es cuna de esta manifestación folclórica única en el mundo y estandarte de la cultura malagueña, dando la localidad nombre a uno de los tres estilos existentes bajo el cual se agrupa gran parte de las pandas existentes en toda la geografía malacitana. Su valor es incuestionable y ello ha llevado a que la propia administración impulse su nombramiento como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

La Semana Santa es otro de los emblemas culturales de Almogía fruto de su centenaria tradición, manifestándose de forma ininterrumpida desde el siglo XVI hasta la actualidad, con unas peculiaridades únicas que le han valido el reconocimiento de su entorno. El sobresaliente patrimonio artístico se une a la pujanza de sus 4 bandas de música vinculadas a las hermandades existentes las cuales dotan de gran proyección a las mismas dentro y fuera de la provincia, convirtiéndose en un fenómeno musical sin igual en proporción a la población del municipio.

Por último, el patrimonio artístico e histórico de la localidad se descubre como uno de los principales elementos de Almogía, albergando en sus calles monumentos como la iglesia de Ntra. Sra. De la Asunción del siglo XVI, la cual cuenta con un valioso artesonado de origen mudéjar o la Torre de la Vela como vestigio de la antigua fortaleza árabe existente en la localidad, la cual cuenta con unas vistas incomparables.

La propia localidad en sí, mantiene el trazado sinuoso de origen árabe con calles recoletas y casas de color blanco la cual invita al visitante a perderse por sus numerosos y bellos rincones ornamentados con plantas y macetas.

Bck to top